viernes, 11 de enero de 2008

La Paz, en brazos

Bueno hace unos días llegué a La Paz y me encontré con mi chica, Brenda. La estamos pasando barbaro, con comidas picantes y damás... Tuvimos la impronta de hoy conocer al Evo y nos levantamos a las 5.30am para ir a casa de gobierno, ya que a ella le dijeron que el Evo saluda a la gente antes de entrar a laburar. No había nadie, salvo algunos granaderos en la puerta que por lo visto la situación "turistas amantes del Evo que vienen a sacarse fotos" es su punto de fuga para un trabajo muy aburrido. Nos dijeron que el Evo había entrado hace 15 minutos y que no se sabía cuando entraba ni salía. No nos convenció, nos quedamos esperando enfrente con camara en mano, algunos reian. También el portero que nos daba la impresión era de origen uruguyo. El dato alarmador fué cuando un auto con vidrios polarizados que ya habíamos visto antes, pasa lentamente por casa de gobierno, el conductor baja la ventanilla y nos mira como marcandonos. Fué suficiente como para no generar ninguna confusión e irnos.
Ricos desayunos, compra de libros, hot dogs picantes, postres... Para estar...
La Paz es smog y altura, pero es increible, sería injusto la analogía con algo, es única... Da para pasar unos días aca.
Mañana salimos para Potosí y de ahí haremos Uyuni.
A Brenda ya la maldicieron dos veces y no queremos desafiar al destino
Yo termino mi reporte en Salta en casa de amigos de Brenda.
De vuelta el 19.